Blog

Tú eres el chef, yo soy tu pinche

22 marzo 2016

De todas las actividades que se pueden hacer en compañía, la de cocinar debería practicarse mucho más. Eso sí, demanda complicidad, vocación de equipo y ganas de pasarlo bien. Y es que el resultado de una receta es mucho más gratificante si nace a cuatro manos, así que ya sabes: pon música, abre una botella de vino y a los fogones.

Ahora solo queda repartir papeles… ¿quién es el pinche y quién es el chef? Para ayudarte con el juego, aquí tienes algunas ideas de recetas que se prestan a ser preparadas entre dos.

Canelones: un clásico en compañía

Preparar unos canelones se ajusta perfectamente al objetivo que tenemos entre manos, pues hay dos pasos que, si se solapan, se agiliza enormemente la puesta en marcha de esta receta. Lo primero será preparar el relleno: de atún y tomate, de carne picada con paté (para que quede suave, sabrosa y bien ligada), de espinacas y piñones… Y claro está, cocer o poner a remojo las placas de pasta.

Una vez listo, el pinche se encargará de ir extendiendo las placas bien escurridas sobre paños, colocando el relleno y enrollando cada canelón. El chef, por su parte, se hará cargo de la bechamel. Aceite de oliva virgen extra, harina, leche, sal, nuez moscada y un truco: paciencia y mucho movimiento. Queremos que sea ligera, suave y sin grumos. Colocamos la bechamel sobre los canelones ya dispuestos en una bandeja apta para el horno y a gratinar.

Pechugas de pavo rellenas de langostinos al Oporto

¡Trabajo en equipo! Mientras uno filetea las pechugas de pavo y las parte a la mitad, el otro se encarga de pelar langostinos frescos. Una vez preparado, os ponéis a montar: sobre cada pieza de pavo, se colocan unas hojas de espinaca fresca y 3 o 4 langostinos, se enrollan hasta formar un rulo y se atan con cuerda de cocina. Se pocha un poco de cebolla a la sartén en aceite de oliva virgen extra y se marcan los rulos. Se reserva.

Ahora los trabajos se separan. Uno se encargará de hornear las pechugas, pendiente del horno hasta que los langostinos estén cocinados. Los sacará y retirará la cuerda de cocina. El otro se pondrá con la salsa al fuego, cuyos ingredientes son 1 vaso de vino Oporto, 1 vaso de caldo de ave y 200 ml de leche evaporada. Sal al gusto y lista para acompañar las pechugas.

A la mexicana: yo al guacamole y tú con las fajitas

Uno estará en los fuegos mientras el otro se encarga de la preparación en frío.
Para el guacamole: 2 aguacates, 40 g de cebolleta o cebolla dulce, 80 g de tomate, media lima, media cucharadita de cilantro fresco picado y sal. Se pica todo (los aguacates lo último para que no se oxiden demasiado) y se mezcla bien. Se añade sal, un chorro de lima y se corrige al gusto. Para darle potencia se puede añadir un chile o guindilla, ajo o tabasco.

El chef, mientras, se encargará del relleno de las fajitas, por ejemplo, de tiras de ternera con pimientos verdes, rojos y amarillos, cebolla en grandes pedazos, tomate pelado y cortado en dados y un toque picante con guindilla, chile, pimentón picante o tabasco nuevamente. Todo bien rehogado en aceite de oliva virgen extra.

Se da un golpe de calor a las tortitas y se acompaña el guacamole de totopos. Y fuera delantales pero no copas de vino. Ahora toca seguir disfrutando de la compañía pero ya en la mesa.

Entradas relacionadas

Blog
Tres sopars estiuencs, saludables i fàcils

Tres cenas veraniegas, saludables y fáciles

Blog
Borges - dieta equilibrada

Cinco claves para una dieta equilibrada

Es necesario iniciar la sesión

o con tu dirección de correo electrónico

There has ben an error please try again later