Blog

Tres recetas para que los adolescentes se diviertan cocinando

28 noviembre 2017

De repente, tu casa rebosa de vida, se oyen portazos y aparecen calcetines en los lugares más insospechados. Tienes un hijo adolescente y, como cuando era bebé, a veces te lo comerías y otras te arrepientes de no habértelo comido. A esos momentos en que se comporta como un adulto les siguen episodios, en ocasiones inmediatos, en los que actúa como lo que, en el fondo, todavía es: un niño en constante transformación con el que no siempre es fácil relacionarse.

Una buena manera de hacerlo es compartir tiempo en la cocina, sin duda la estancia de la casa que más invita a las confidencias, la que quizá emita mejores vibraciones y la más idónea para una dosis de quality-time entre padres e hijos. Te damos algunas ideas para que cocinéis juntos sin que tus hijos adolescentes huyan despavoridos, y de paso demostrar que eres ―porque lo eres, qué caray― un padre o madre enrollado y molón.

Sushi
Nada más laborioso y relajante que cocinar unos makis caseros para después regalaros con una buena cena japonesa, palillos incluidos, en el comedor de casa. De hecho, lo mejor es que visitéis juntos alguna tienda asiática para comprar la esterilla, los palillos y unos boles pequeños para la salsa de soja, además de los ingredientes de los deliciosos makis. Deja que sean ellos quienes elijan, aunque decidan convertir ese maki de salmón y aguacate que tenías en la cabeza en uno de pollo rebozado con kétchup.
Contad juntos los minutos para que no se pase el arroz y enrollad, con ayuda de la esterilla, vuestras obras de arte. Que a tus hijos se les va a dar mejor que a ti enrollar los makis lo sabe hasta el apuntador, y también que saldrán mucho más ricos los suyos, de ternera y mayonesa, que los tuyos, con pepino y apio. Ganarán la batalla y durante la cena se reirán mucho de tu poca maña; de hecho, es probable que esas bromas sobre tu destreza con el sushi duren años. Pero ¿no son precisamente esos los grandes momentos de la vida?

Bollería industrial casera
Como lo oyes. Y es que en casa se puede hacer desde un Bony hasta a una Pantera Rosa, por no hablar de dónuts, magdalenas, galletas de chocolate y cualquier delicia dulce que se te pase por la cabeza. Batidos de Oreo, Kit Kat frito, bizcocho de Nutella o incluso, si nos pasamos al ámbito de lo salado, ¡Boca Bits caseros!
Les encantará escapar por una tarde del ambiente healthy que reina en casa para entregarse al placer de crear, por ejemplo, una Pantera Rosa. La receta es sencillísima: basta con preparar un bizcocho, elaborar un relleno a base de nata fría y azúcar avainillado y recubrir con una capa de chocolate blanco para repostería con colorante rosa. Asegúrate de que sobren, para que al día siguiente se las pueda llevar al instituto para desayunar. Verás cómo presume.

A la rica hamburguesa
Es un caballo ganador, un plato que nunca falla: con sus patatas fritas, un refresco y una película es el sueño de cualquiera, tenga la edad que tenga. La idea es que elaboréis en casa una hamburguesa “de verdad”, es decir, que salgáis a comprar la carne picada y la montéis vosotros. No olvides comprar un buen pan, un queso que os guste y aderezos a discreción. Os animamos también a elaborar vosotros mismos una mayonesa casera a base de aceite de oliva virgen extra, huevo y un toque de zumo de limón. ¿Y después Blade Runner? Vale, pero que sea de tu época: poneos la de Ridley Scott.

Entradas relacionadas

Blog
Tres sopars estiuencs, saludables i fàcils

Tres cenas veraniegas, saludables y fáciles

Blog
Borges - dieta equilibrada

Cinco claves para una dieta equilibrada

Es necesario iniciar la sesión

o con tu dirección de correo electrónico

There has ben an error please try again later