Blog

Consejos para cocinar, conservar (y evitar el desperdicio alimentario)

17 enero 2017

Os hablamos hace poco de los escalofriantes datos sobre despilfarro alimentario recogidos por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, así como de diferentes consejos para evitarlo, sobre todo en materia de compra, despensa y su organización.

Ahora nos metemos de lleno en la cocina para continuar con la labor. Porque de nada sirve hacer una compra inteligente si acabamos echando a perder las sobras ¿verdad? Toma nota.

Calcula bien las raciones y cocina lo necesario

Siempre está bien preparar alguna ración de más ya que te metes en faena con un guiso, para aprovecharla posteriormente o conservarla en el congelador. Pero ojo, no cocines para un ejército si solo hay dos platos en la mesa. Acabarás tirando sobras y eso es precisamente lo que queremos evitar. Calcula los comensales y piensa previamente si te interesa, o no, que queden raciones para reaprovechar.

Si no sabes qué cocinar, revisa el frigorífico

No has pensado el menú semanal con antelación y ahora no sabes qué cocinar hoy. Antes de bajar al súper como locos o pedir una pizza, repasa el producto fresco del que dispones y piensa cómo podrías prepararlo. ¿Ya tienes la idea? Entonces anota y compra solo lo necesario para ponerla en marcha. Es importante dar salida al producto fresco que tenemos antes de comprar más.

¿Cómo conservar los restos?

Las sobras que vayas a consumir rápidamente, así como los tarros abiertos (salsas, conservas…) colócalas en el primer estante del frigorífico. Si vas a congelar, hazte con unos buenos recipientes herméticos y etiquétalos con la fecha de congelación, así como con información sobre el contenido y las raciones.

Aprovecha las sobras con imaginación

Te ha quedado un bote de tomate abierto del plato de pasta de ayer y hay un poco de queso que se está empezando a poner malo… ¿qué tal unos panini? Corta un poco de pan longitudinalmente y unta con el tomate. Retira del queso la parte no aprovechable y lamina. Una lata de atún o un poco de pavo, un toque de orégano y al horno. Si te ha sobrado boloñesa puedes preparar unas empanadillas, con pescado guisado unas croquetas, o una quiche con restos de pollo asado.

Entradas relacionadas

Blog
Tres sopars estiuencs, saludables i fàcils

Tres cenas veraniegas, saludables y fáciles

Blog
Borges - dieta equilibrada

Cinco claves para una dieta equilibrada

Es necesario iniciar la sesión

o con tu dirección de correo electrónico

There has ben an error please try again later